Trabajando en un hostel de Progreso, Yucatán.

Progreso, estaba fuera de la ruta establecida en mi  viaje. La idea de ir a este lugar surgió a través de Moisés, el dueño del hostel “el Zócalo”, quien tras una larga sobremesa improvisada entre proyectos inacabados e historias de fantasmas, nos propuso visitar un hostel para backpacker que estaba abriendo en esta ciudad y si nos parecía bien, alojarnos allí a cambio de una pequeña ayuda de mano de obra. La idea nos resulto muy llamativa y decidimos ir hacia allá.

Progreso es una ciudad costera situada a media hora de Mérida. Es un lugar muy tranquilo cuando coincide con época escolar debido a que su turismo principalmente es mexicano y acuden a este lugar sólo cuando son las vacaciones de verano e invierno. También recibe algo de turismo de los cruceros que paran, pero sólo es de paso.

Cuando llegamos al hostel nos encontramos con una gran casa de dos plantas estilo colonial de color blanco, rodeada de jardín y en segunda línea de playa. El hostel cuenta con cocina, wifi, agua caliente y baños privados en cada habitación. Un lugar magnífico para pasar unos días antes de emprender nuestro camino hacia Guatemala.

Nuestra labor en el hostel consistía en dar mantenimiento, limpiar el jardín de malas hierbas, entre otras pequeñas cosas. A cambio, tendríamos una habitación privada con baño para nosotros.

Hostel de Progreso

A pesar del trabajo que realizabamos fueron siete días de tranquilidad, playa y botanas.

Hostel el Zócalo, los mejores desayunos de mi viaje

Está situado justo en la “Plaza de Armas” o “Plaza Grande” en el centro de Mérida (muy cerca del mercado), plaza cual ha sido el centro desde tiempos Mayas.

Se trata de una antigua casa de estilo Colonial con habitaciones simples y compartidas, baños comunes, cocina, wifi, un ordenador, agua gratis (importante), agua caliente y servicios de lavandería si lo deseas.

Hostel el Zocalo, Merida

Escaleras del hostel Zocalo

Hostel Zocalo tiene algo diferente al resto de los hostel y es su magnífico desayuno que va desde las 7:00 h de la hasta las 11:00 h mañana y puedes comer todo lo que quieras; café, té, leche, cereales, pan, mantequilla, mermelada, dulce de leche, miel, omelets (comida típica de méxico similar a revuelto de huevos), todo ello incluido en el precio del alojamiento.

Los precios rondan los 100 M$ por noche en habitación compartida pero pueden variar según negociación. Hay varias habitaciones privadas con balcones que tienen vistas a Plaza Grande.

Hostel Zocalo con vistas a la plaza de Armas

Este hostel está dirigido por Moises, un señor muy peculiar con un montón de buenas historias. Sin lugar a dudas es un lugar muy acogedor y encontrarás a muchas personas que estan de paso con los que puedes compartir tus aventuras.